Tablados barriales en Montevideo

Murga a full

“Cuando yo era chico había tablados. Se ponían unos barriles y encima las tablas. Venían las murgas y cantaban. Los tablados tenían muñecos gigantes, divertidos, hechos por los mejores artistas del país, que vivían en el mismo barrio no en una nube. La murga cantaba a cambio de los pocos pesos que la gente le daba en el sombrero. Era un sueño incesante el de aquellos tipos que venían con las caras pintadas, hablaban de los problemas de cada día de la gente y les tomaban el pelo a los políticos. El tablado era el escenario de la fiesta de la vida. Bajo el tablado ocurrían los primeros besos, alrededor del tablado se bailaba. No había ninguna frontera separando a los espectadores de los protagonistas. Es la herencia de la tradición murguera de Cádiz, que de ahí vinieron las murgas uruguayas, como instrumento popular de venganza para tomarle el pelo al poder. Lo que define a un producto cultural como la murga, o como el fainá, que vino de Génova, no es el origen sino el uso, cómo se inserta y desarrolla en cualquier lugar de la tierra. En mi infancia bailaban en la calle hasta los paralíticos. Pero hoy el carnaval sigue un acontecimiento largo, como un sello. Hoy, como entonces, los temas son política y vida cotidiana. Cantos sobre el aumento del precio del boleto, sobre un escándalo con algún diputado… El carnaval es la revancha del mendigo frente al rey”. (escritor y periodista uruguayo, Eduardo Galeano.)

Iba a escribir un post sobre las Murgas en Uruguay pero… despues de leer esto que escribió Eduardo Galeano pensé que lo que yo escribiese sería redundante e innecesario. La verdad es que coincido en un 100% con las palabras del escritor, “El tablado era el escenario de la fiesta de la vida”. Eh tenido la oportunidad de ir a tablados barriales en Montevideo y la verdad es que es una experiencia que vale la pena experimentar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *