Tablados barriales en Montevideo

Murga a full

“Cuando yo era chico había tablados. Se ponían unos barriles y encima las tablas. Venían las murgas y cantaban. Los tablados tenían muñecos gigantes, divertidos, hechos por los mejores artistas del país, que vivían en el mismo barrio no en una nube. La murga cantaba a cambio de los pocos pesos que la gente le daba en el sombrero. Era un sueño incesante el de aquellos tipos que venían con las caras pintadas, hablaban de los problemas de cada día de la gente y les tomaban el pelo a los políticos. El tablado era el escenario de la fiesta de la vida. Bajo el tablado ocurrían los primeros besos, alrededor del tablado se bailaba. No había ninguna frontera separando a los espectadores de los protagonistas. Es la herencia de la tradición murguera de Cádiz, que de ahí vinieron las murgas uruguayas, como instrumento popular de venganza para tomarle el pelo al poder. Lo que define a un producto cultural como la murga, o como el fainá, que vino de Génova, no es el origen sino el uso, cómo se inserta y desarrolla en cualquier lugar de la tierra. En mi infancia bailaban en la calle hasta los paralíticos. Pero hoy el carnaval sigue un acontecimiento largo, como un sello. Hoy, como entonces, los temas son política y vida cotidiana. Cantos sobre el aumento del precio del boleto, sobre un escándalo con algún diputado… El carnaval es la revancha del mendigo frente al rey”. (escritor y periodista uruguayo, Eduardo Galeano.)

Iba a escribir un post sobre las Murgas en Uruguay pero… despues de leer esto que escribió Eduardo Galeano pensé que lo que yo escribiese sería redundante e innecesario. La verdad es que coincido en un 100% con las palabras del escritor, “El tablado era el escenario de la fiesta de la vida”. Eh tenido la oportunidad de ir a tablados barriales en Montevideo y la verdad es que es una experiencia que vale la pena experimentar.

Foodiieez Club

Foodiieez Club Europa 2014

En el 2010 me encontraba viviendo en Bs.As. y compartiendo un departamento con un hindú y musulmán, quienes con el tiempo se convertirían en dos de mis mejores amigos y en personas de las cuales aprendí cosas invaluables.

Encontré en Shivam (India) al equivalente de mi persona pero en versión India jajaja; con Shivam compartimos muchísimas cosas en común y en solo un par de días nos dimos cuenta de que estábamos destinados a ser grandes amigos.

A ambos nos encanta cocinar y comer; es por eso que cada Sábado o Domingo (días que uno tiene más o menos libres) invitábamos a nuestros amig@s a cenar algo especial. Shivam preparaba algunos platos típicos de India y yo algunas recetas árabes. También era común que nuestros amigos de otros países se ofrecieran para cocinar algo tradicional de su país, ofrecimiento que ni Shivam ni yo rechazamos alguna vez.

En algún momento del 2011 nos dimos cuenta de que nuestro departamento era la sede de frecuentes reuniones internacionales en donde los comensales además de comer, venían a cocinar y a compartir platillos típicos de sus respectivos países. Fue entonces que, a Shivam se le ocurrió ponerle nombre a estos eventos que veníamos organizando de forma frecuente.

Fue así que nació “Foodiieez Club” (o club de los amantes de la comida).

FC Connecticut 2014 web page

Una edición de Foodiieez Club Connecticut (USA) en 2014. Shivam es un gran cocinero pero definitivamente la fotografía no es lo suyo.

 ¿De qué se trata?

Básicamente es un almuerzo, merienda o cena con amig@s, en donde todos colaboran en la preparación de las comidas y en la limpieza. De esta manera, uno además de comer puede aprender nuevas recetas; y al ayudar en la cocina o en la limpieza, hace que el trabajo sea más ameno y que las reuniones se puedan repetir más seguidas.

Algo interesante y especial de Foodiieez Club es que, por regla, siempre hay que invitar a 1, 2 o 3 (o más!) personas DESCONOCIDAS. Puede tratarse del amigo de un amigo, o de algún estudiante extranjero recién llegado que no conoce a nadie y quiere hacer amigos, o… a ese vecino que siempre te lo cruzas en el ascensor pero que no sabes nada de su vida, etc. El resultado es fascinante! es increíble ver cómo totales desconocidos se pueden volver amigos en solo un par de horas, compartiendo una comida sencilla en un ambiente amigable.

Una vez invitamos a una pareja de músicos callejeros que tocaban Reggae en la Línea D (del subterráneo de Buenos Aires, Argentina). Pasamos una noche muy agradable y al final, disfrutamos de un show de reggae instrumental genial. Posteriormente, cuando los saludaba en el subte, ya no saludaba a un par de extraños, sino a un par de amigos.

Una de las primeras cenas que organizamos en Buenos Aires (2011)

Después de tantos años organizando reuniones y cenas al estilo “Foodiieez Club”, Shivam (club founder) y yo (co-creator) caímos en la cuenta de que tenemos un montón de amigos en cada continente. A su vez, no nos dejamos de sorprender cada vez que alguien hace eventos parecidos o replica el concepto en su país de origen, invitando tanto a amigos como a desconocidos.

Lo que empezó como un simple evento para compartir comidas con amigos, terminó siendo una poderosa herramienta para crear puentes entre personas de diferentes culturas, generar amistades entre vecinos con poca interacción y para (de alguna manera) unir más al mundo.

Actualmente los eventos de Foodiieez Club se siguen realizando alrededor de todo el mundo. Es posible que algún día alguien te invite, o mejor aún! Es posible que vos organices un evento así y que tengas la posibilidad de aprender nuevas recetas y conocer gente nueva. ¿Te animarías a hacer un evento de Foodiieez Club en tu casa?, ¿podrías invitar a un total desconocido a comer a tu casa?, ¿confías en las personas?.

SEVA CAFÉ: Un lugar diferente…

Seva cafe 2011 patio

 

Uno de los lugares que mas me ha cautivado y gustado de India es SEVA CAFÉ.

Cómo describirlo? A ver… en principio es un restaurante que funciona con un concepto diferente a los restaurantes convencionales y que es manejado por una ONG llamada Manav Sadhna (es una ONG que lleva a cabo los proyectos mas hermosos y creativos que he tenido la oportunidad de conocer en India, además de que el espíritu de sus voluntarios es súper bello).

El restaurante esta ubicado en una zona muy comercial de la ciudad de Ahmedabad (Gujarat, India), sin embargo, desde que uno pone un pie adentro se siente en otro ambiente: rostros sonrientes se acercan para darte la bienvenida al estilo Hindú: te saludan diciendo NAMASTE! Te pintan un puntito rojo o amarillo en la frente y te invitan a sentarte en donde quieras.


Cosas que solo pasan en un lugar como Seva Café:

* En una noche como las demás, uno de los voluntarios se acercó a nuestra mesa y nos repartió unas postales de India al mismo tiempo que nos dijo: “los voluntarios queremos regalarles unas postales para que aprovechen esta oportunidad y le escriban a alguien con quien no han hablado desde hace mucho tiempo; luego nosotros nos vamos a encargar de mandar la postal, no importa a que parte del mundo sea”. El efecto fue sorprendente! Al rato la mayoría de los comensales estaba escribiendo a algún amigo, tío o pariente lejano.

Pensé: que hermoso detalle! Nunca he visto algo así en un resto convencional.

* La cocina es abierta y por ende se puede observar perfectamente a los voluntarios cocinando, lavando y secando platos. Es habitual que los comensales se acerquen a ver el espectáculo: gente limpiando y cocinando gratis solo por amor al servicio; lo gracioso es que es muy común que la gente que terminó de comer deje la mesa y se sume a lavar platos, cocinar o hacer de mozo (mesero o en ingles: waiter).

* Escenario abierto (open stage): hay un escenario abierto para el que quiera expresarse; así, si uno quiere pararse y leer una poesía, cantar, tocar la guitarra, contar un chiste o compartir algo, es más que bienvenido.

* Un día había terminado mis actividades algo tarde (tarde para lo que es India!), tipo 9p.m. y todos mis amigos ya habían cenado, para colmo, no tenía nada de comida en el depto y aquel día en mi bolsillo solo había 35 Rupias en efectivo. Pensé: “que hago? Estoy muy lejos del depto para buscar la tarjeta y me muero de hambre”. Finalmente fui al Seva, comí muy bien y dejé las 35 Rupias (3 pesos Argentinos con 50 centavos –Sí, una vergüenza!-) que tenía. Gracias al Seva tuve una cena decente y me fui a dormir con el estomago lleno. Al otro día (por supuesto!) me fui a cenar nuevamente y deje una buena colaboración.


Con ustedes: "Uday". Uday trabaja como voluntario en Seva Cafe todas las noches, y durante el día conduce un Rickshaw en Ahmedabad; lo interesante es que el aplica el mismo concepto de Seva Cafe cuando trabaja en el Rickshaw; por ende... te lleva a donde quieras en la ciudad y al momento de pagar te dice con una sonrisa (siempre esta sonriendo!): "podes pagar lo que vos quieras o lo que tu corazón te indique"; así el pasajero paga lo que considera justo.

Con ustedes: “Uday”. Uday trabaja como voluntario en Seva Cafe todas las noches, y durante el día conduce un Rickshaw en Ahmedabad; lo interesante es que el aplica el mismo concepto de Seva Cafe cuando trabaja en el Rickshaw; por ende… te lleva a donde quieras en la ciudad y al momento de pagar te dice con una sonrisa (siempre esta sonriendo!): “podes pagar lo que vos quieras o lo que tu corazón te indique”; así el pasajero paga lo que considera justo.


Hay una tienda que tiene productos CON y SIN precios:

Dentro del restaurante, hay una tienda (negocio, Shop, etc) que tiene artículos con precio fijo y otros sin precio. Con respecto a los artículos sin precio (libros, cuadros, remeras, artesanías, etc), uno puede tomar algo y pagar lo que quiera (osea, lo que tu corazón, conciencia o razón te diga); también uno puede hacer un trueque, puede cambiar un libro por otro o un pantalón por un cuadro, etc. Y lo mejor de todo, es que NADIE TE DICE NADA NI CUESTIONA TU CRITERIO, hay absoluta confianza y respeto, y… el shop sigue funcionando 🙂

Lo que mas me gusta de SEVA CAFÉ es que CREEN EN LA GENTE! Creen en el ser humano y es por eso que se toman el atrevimiento de no poner precios fijos y de librar la subsistencia del restaurante en las manos de los comensales; es por eso también que se toman el atrevimiento de hacer el pago voluntario, por lo cual ni siquiera es obligatorio pagar, uno puede irse sin pagar si lo desea y esta todo bien!

Y lo mejor de todo es que, el Restaurante sigue en pie, funcionando y cada vez con mas comensales!!!

Voluntarios cocinando en la cocina abierta del Seva Cafe.

Voluntarios cocinando en la cocina abierta del Seva Cafe.


En U.S.A. hay un movimiento que tiene un principio muy parecido al de Seva Café, se llama “Karma Kitchen” y básicamente es el mismo concepto pero sin un lugar fijo (no disponen de 1 restaurante propio generalmente), por lo que los voluntarios usualmente alquilan un lugar por 1 o 2 días y realizan con entusiasmo y amor este particular experimento. Los resultados, hasta donde sé, son muy positivos.


Me pregunté si es posible hacer algo así en Argentina y llegue a la conclusión de que es totalmente posible solo hay que evitar vender alcohol y tener el mismo espíritu que tienen los voluntarios del Seva Café. Si se tienen esas dos cosas, el lugar funcionaría bien y se podría utilizar los fondos para mantener el resto y para caridad.

En fin, si están cerca de Gujarat o en Ahmedabad, conocer Seva Café es muy recomendable, ya que es un lugar único!

 

Links de interés:

Seva Café: http://www.sevacafe.org/

Manav Sadhna: http://manavsadhna.org/node.aspx?nodeId=5&siteID=1

Sabarmati Ashram: http://www.gandhiashram.org.in/

Karma Kitchen (U.S.A.): http://www.karmakitchen.org/