Author - Pablo Morales Andreau

VOZ LOCAL (CORRIENTES 2 – ARGENTINA)

14088910_10209503440278426_1362333696_n

Me llamo Cristian Cáceres, tengo 32 años y vivo en la ciudad de Corrientes, Argentina.

Trabajo en el centro de cómputos del Instituto de Juegos de Azar, además poseo un negocio relacionado al juego.

Soy aficionado a muchísimas cosas, y creo que experto en casi ninguna. Me gusta la vida al aire libre, disfruto mucho de los campamentos. Casi por extensión me gustan los viajes como mochilero. Dormir en lugares poco habitados y cocinarme ricas comidas en esos cielos llenos de estrellas que se ven en los campos alejados de las ciudades. Soy fotógrafo recibido, y actualmente hago algunos trabajos los fines de semana. El fútbol logra exaltarme hasta el extremo, creo que es una de las pocas cosas que puede lograr eso.

En síntesis, esa es mi persona, la cual se encuentra en una de las Provincias con peor calidad de vida del país, sin ser esto muy extremo. Corrientes es una ciudad hermosa de más de 400 años, con una fuerte impronta religiosa de tinte Católica. Hay dos cosas que abundan aquí, y son las iglesias y las plazas. Esta ciudad ha pasado por situaciones muy variadas, ha estado en guerra, fue parte del territorio de otro país (Paraguay) durante 6 meses en 1865. Ha pasado por una epidemia que casi exterminó a la totalidad de sus habitantes en 1871.

Amo mucho esta ciudad, su arquitectura, su costanera, sus viejos edificios, su historia, y esto último lo podemos ver en cada habitante. Uno puede cruzarse, en las zonas más pudientes de la ciudad, con mulatos que son hijos o nietos de esclavos y actualmente son parte de la zona más rica del casco céntrico. Algunos nombres de los lugares más importantes están escritos en guaraní como por ejemplo el Parque Cambá Cuá, el cual significa “Cueva de Negros”, aduciendo a los tiempos en que los esclavos se reunían allí a tocar sus tambores, danzar, y rendirle culto a San Baltazar.

Lamentablemente la iglesia católica tiene un gran peso en nuestras costumbres y hasta en nuestras leyes provinciales. Si bien el Estado argentino es laico, en Corrientes posee un peso preponderante, lo cual ocasiona que cada avance como sociedad deba estar atado a la opinión de la institución religiosa. Sin embargo, con todos sus defectos y virtudes, sigo eligiendo a esta ciudad situada a la margen del Río Paraná como mi lugar para vivir.

 

Cristian Cáceres.

25/08/2016

VOZ LOCAL (CHELIÁBINSK – RUSIA)

Nikita Chelyabinsk - foto VOZ LOCAL

Hola, me llamo Nikita. Soy estudiante de idiomas en Cheliábinsk, mi ciudad natal.

Me gusta mi ciudad, es un lugar muy especial. No es una ciudad de las grandes, pero tampoco es pequeña, tiene 1.3 millones de habitantes. A muchos jóvenes de aquí les atraen las ciudades grandes y ruidosas como Moscú, pero a mí me parece que Chelyabinsk es más tranquila y acogedora, con menos tráfico, y la gente de aquí es más amable.

Cheliábinsk es una ciudad industrial, y a muchas personas les encanta este aspecto ya que nos da relevancia en el mapa. Aunque está claro que las fabricas tienen efectos negativos como contaminación del aire, agua, etc.

La gente intenta cambiar algo y se queja del gobierno, pero más o menos todos ya estamos acostumbrados.

La ciudad tiene una historia peculiar y siempre ha sido importante para Rusia. Fue construida como una fortaleza para proteger el país y facilitar el intercambio de mercancía con países vecinos y con Oriente. Luego, fue el mayor productor de tanques y municiones durante la segunda guerra mundial, y ayudó a los rusos a triunfar en el conflicto. Y en 2013 atrajimos la atención mundial con la caída del famoso meteorito de Cheliábinsk (tuve la suerte de verlo con mis propios ojos! ).

A fin de cuentas, creo que Cheliábinsk es un lugar normal para vivir. Como está situada en el medio del continente, no tenemos salida al mar y el clima es muy frío en el invierno, pero no es tan frio como en otras partes de Rusia (como en Siberia por ejemplo).

Por último, me alegra que cada año más turistas extranjeros se atrevan a venir aquí para conocer un lugar genuino del país.

 

Nikita Semeniuk

22/08/2016

VOZ LOCAL (ALVEAR -Provincia de CORRIENTES, ARGENTINA)

Diego foto para voz Local

Me llamo Diego y soy de un pequeño pueblito llamado Alvear, en la frontera de Argentina con Brasil. Aquí la mayoría de la gente entiende tanto el español como el portugués a la perfección, y la cultura y las costumbres tienen particularidades que nos diferencias de otros lugares del país.

Hace seis años que vivo en Corrientes, la capital de la provincia, porque vine a estudiar para ser periodista. Pero también trabajo de esto y siento que se aprende a la par entre la teoría de la universidad y la experiencia de la calle. Después de trabajar para diferentes medios, ahora estoy empezando una nueva etapa como autónomo que espero me permita encontrar más oportunidades de concretar sueños y metas.

Me gusta viajar, conocer, experimentar lugares y sensaciones, aunque me gustaría hacerlo más de seguido. Soy un adicto a la imaginación y siempre pienso que debería actuar más de lo que planifico. Me gusta analizar las costumbres, soy un amante de los lenguajes y en especial de los dialectos de cada región o grupo, y también me gusta mucho la fotografía.

En mi provincia tengo la oportunidad de experimentar muchas de estas cosas, variedades sutiles que hay que saber descubrir con solo moverse un poco. La naturaleza aquí es exuberante, a solo pasitos de las ciudades o los pueblos. Pero también hay mucho por hacer en cuanto a posibilidades de vivir mejor. Y estoy convencido de que por más lejos que me vaya, siempre voy volver y aportar un granito de arena al lugar de donde soy, porque si los que me rodean se sienten bien, yo también.

Me encanta que más gente conozca de donde vengo, tanto como conocer nuevos lugares y personas, ya que intercambiar experiencias nos enriquecen y nos ayudan a construir sociedades más justas y felices para todos.

 

Diego Petruszynski

23/08/2016

VOZ LOCAL (CORRIENTES – ARGENTINA)

Pablo 2

Corrientes es mi lugar en el mundo y me siento muy a gusto viviendo aquí. Desde que tengo consciencia y hasta mi adolescencia, he pasado muchas veces por estadios de amor-odio hacia mi ciudad; siempre me quejé por lo conservadora que era la sociedad Correntina y por la falta oportunidades, y al mismo tiempo, fui feliz con el estilo de vida y la calidez de los vínculos humanos que uno encuentra aquí.

Actualmente Corrientes es un buen lugar para vivir: hay opciones de todo tipo y oportunidades para el que las sepa aprovechar. Hay una gran y variada oferta cultural, por lo tanto es imposible aburrirse un fin de semana o tener que quedarse en casa por falta de dinero, ya que un gran número de las actividades y eventos en la ciudad son gratuitos.

Con respecto a Argentina, también es mi lugar en el mundo. Eh tenido la oportunidad de viajar y de conocer otros países, y puedo decir sin vacilar que me quedo toda la vida con el estilo de vida Argentino. En Argentina uno ríe, sueña, respira, sufre, vive, disfruta, etc.

Por supuesto que el país no es perfecto, nunca me sentí representado por ningún partido político, y cuando hay elecciones lo único que uno puede hacer es elegir la opción menos peor.

Es difícil de explicar, en Argentina hay mucha libertad de expresión y la gente goza de muchas libertades; sin embargo no hay una buena representatividad política y el pueblo tiene poca participación en las decisiones importantes.

Actualmente tenemos algunos problemas de inseguridad (robos, hurtos, etc.) y violencia en las calles que me llenan de impotencia e indignación. Sin embargo, sé que eso va terminar pronto porque la situación es inaceptable y el pueblo Argentino está destinado a algo mucho mejor.

La educación pública es 100% gratuita y cualquier argentino tiene la posibilidad de estudiar medicina, arte, o física, etc. sin importar su nivel adquisitivo. Muchos de mis familiares estudiaron en la universidad pública y gracias a ello han llegado muy lejos. Hechos como estos me alegran y hacen que quiera vivir en Argentina.

 

PABLO MORALES ANDREAU

(Corrientes, Argentina)

VOZ LOCAL ( KAZAN – República de TATARSTÁN – Federación Rusa)

13710523_10210053610477133_5862836508402812972_o

Me llamo Adelya, tengo 27 años y vivo en una ciudad maravillosa de Rusia: Kazán.
Quién soy? Hmm… cada día soy diferente. Simplemente, soy una chica que vive “en movimiento” y explora el mundo en cada día.
Ahora, trabajo como copywriter, escribo artículos publicitarios. Me gusta crear historias interesantes para la gente y sobre la gente.
Mi camino creativo comenzó con una crisis: trabajé como economista durante 4 años, tenía un trabajo prestigioso y estable, pero muy aburrido para mí. Me fue muy difícil dejar mi trabajo estable y empezar desde cero.
Por causa de los viajes y la comunicación con las personas interesantes del todo el mundo me di cuenta de muchas cosas importantes:
– siempre hay que hacer lo que quieres y lo que te da placer (no lo que querían tus padres, tus amigos, tu familia, solo lo que quiere tu alma). Es tan simple, pero tan difícil a veces…
– cuando estás abierto al mundo, el mundo te da muchas oportunidades.
– cada persona es un mundo grande y muy interesante. Cada persona te enseña algo importante.

Me encanta viajar. A veces, puedo ver a Rusia como un extranjero, como si viera una película sobre mi país.

Me encanta el espíritu de la gente rusa! Los rusos pueden aguantar cualquier dificultad con orgullo, la historia de mi país lo demuestra. La familia es el valor más importante en nuestra vida, cada fiesta familiar se hace con toda el alma. Los rusos son muy generosos y amables en el trato con los amigos y la familia.
En Rusia la gente es no tan amable con las personas desconocidas, necesitan un tiempo para acostumbrarse y después demuestran su amistad.
Noto que en Rusia no aprecian la individualidad de cada persona. El deseo “ser como todos” es un fenómeno frecuente en Rusia, esto me molesta a veces.

Pero mi cuidad (Kazán) me enseña apreciar mi individualidad. Kazán es una ciudad europea con alma asiática. Mi cuidad es un símbolo de la tolerancia: aquí las iglesias y las mezquitas se encuentran a pocos metros de distancia, los rusos son amigos de los tártaros, baskires y de las otras nacionalidades, las fiestas nacionales las celebramos todos juntos.
Los viajes me hacen feliz, me gusta dar a la gente mi energía, sentir su energía y ver sus sonrisas. La felicidad es estar en donde te entiendan, para mi eso es en todo el mundo. Pero durante mis viajes, mi cuidad y mi país están siempre en mi corazón.

Saludos.
Adelya.
Kazan. 14.07.2016

——————————————————————————————————–

Привет! Меня зовут Аделя, мне 27 лет. Я живу в прекрасном городе России: Казань. Кто я? Хмм..каждый день я разная. Просто, девушка, которая живёт “в движении” и открывает этот мир каждый день. Сейчас я работаю копирайтером, создаю рекламные статьи. Мне очень нравится создавать интересные истории для людей и о людях. Но мой творческий путь начинался с кризиса: я 4 года работала экономистом, имела престижную и стабильную работу. Но эта работа была скучной для меня. Мне было очень трудно решиться бросить свою стабильную работу и начать новое с нуля. Благодаря путешествиям и общению с интересными людьми по всему миру, я осознала много важных вещей: – всегда нужно заниматься тем, чем хочешь ты, тем, что приносит тебе удовольствие и удовлетворение. Не тем, чего хотят от тебя твои родители, твои друзья, твоя семья, а только тем, чего хочет твоя душа. – когда ты открыт миру, мир даёт тебе много возможностей. – каждый человек – это огромный и очень интересный мир. Каждый человек учит тебя чему-то. Надо только увидеть это.

Я очень люблю путешествовать. Иногда, я могу посмотреть на свою страну со стороны, глазами иностранца и заметить много интересных деталей. Как будто я смотрю фильм о России.

Меня восхищает сила духа русских людей. Русские могут вытерпеть любые трудности, сохранив гордость. История моей страны доказывает это. Семья и семейные ценности являются самой важной частью нашей жизни. Каждый семейный праздник – это праздник души. Русские очень открыты, щедры и дружелюбны в общении с семьёй и друзьями. Но в России люди не так дружелюбны с незнакомыми. Им нужно время чтобы привыкнуть и открыться, а потом они в полной мере могут проявить своё дружелюбие. Иногда с сожалением замечаю, что в России не ценится индивидуальность каждого человека. Желание “быть как все” часто явление в России. Это очень мешает и огорчает меня иногда. Но мой город (Казань) учит меня ценить мою индивидуальность. Казань – европейский город с азиатской душой. Мой город является символом толерантности: здесь церкви и мечети расположены в нескольких метрах друг от друга, русские дружат с татарами, башкирами и другими народами, совместно отмечают все национальные праздники. Путешествия делают меня счастливой, мне нравится делиться с людьми моей энергией, чувствовать энергию других людей и видеть их улыбки. Счастье – быть там, где тебя понимают и принимают. Для меня это значит быть в любой точке мира. Но во время всех путешествий мой город и моя страна всегда в моей душе.

С наилучшими пожеланиями, Аделя. 14.07.2016

Conversación con Vadim en Moscú

Vadim 3

Nos habíamos conocido en persona hace pocos días pero ya veníamos hablando por whats app y las redes sociales desde hace casi 1 año.

Es curioso pero a veces siento que conozco a algunas personas desde toda la vida, aunque técnicamente las conozca desde hace 1 mes, 1 semana o incluso 1 hora. Quizás esa teoría del karma y de que la gente reencarna en nuevas vidas tenga algo de cierto, quien sabe.

Un día fuimos a cenar a un restaurant vegetariano llamado Yaganat (Yaganat) en Moscú y hablamos de todo un poco.

Vadim es un tipo interesante, es músico profesional y trabaja como profesor en la Universidad de Gitis (GITIS). Allí da clases de historia de la música, de canto para actores y acompañantes de ópera. Además da clases particulares de piano y habla perfecto el español. Vegetariano, open mind y amante de la cultura Latinoamérica.

Naturalmente Vadim me preguntó sobre la vida en Argentina, sobre nuestra música, etc. Me pidió que le recomendara chacareras y temas de chámame. Me sorprendió el nivel de conocimiento que tenía sobre nuestra música folclórica, tal es así que le pregunté qué canciones conocía y para mi sorpresa estaba muy bien informado.

Posteriormente, en un momento preguntó: “¿Es cierto que en la Argentina te pueden matar por un celular?”.

Me quedé en silencio por un par de segundos, disimulando lo mejor posible mi sorpresa ante su inesperada pregunta. No se puede responder una pregunta así a la ligera, menos cuando se trata de un amigo que realmente quiere saber.

Le dije que no sabía cómo empezar, que es una pregunta compleja pero que se la iba a responder.

Luego, le dije que lamentablemente es algo que ha pasado y que a veces pasa. Le dije que no pasa en todos lados y que se ve más seguido en las ciudades grandes. Le expliqué que no siempre fue así y que yo estoy seguro de que la situación va a mejorar.

Al mismo tiempo que trataba de explicarle a mi amigo la situación… mi mente era un caos: los pensamientos sobre este asunto irrumpían sin permiso y taladraban mi cabeza; uno de esos pensamientos era: “Pobre Vadim, si supiera que a veces no te matan por un celular, sino por NADA”.

Perplejo y con más dudas que antes, Vadim preguntó curioso y alterado: “¿Pero… (pausa eterna y mirada abstraída) son taaaan pobres que roban un celular usado para venderlo por tan poca plata?!!!”, ¡¿y por qué te lastiman?!

Otra vez tuve que detenerme unos segundos (varios!) para pensar y responder.

El problema de la inseguridad en la Argentina no pasa por la pobreza en si (acá nadie muere de hambre), sino por la falta de educación.

Por ejemplo en India hay mucha pobreza material y sin embargo, prácticamente no hay inseguridad ni violencia*: uno puede caminar tranquilo por la calle sin que te roben o maltraten. Esto se debe a que, vayan a la escuela o no, los niños en India tiene una buena educación en la casa, donde aprender buenos valores y a respetar la vida (no solo la vida humana sino también del resto de los animales, pues el 75% de la gente es vegetariana).

Las escuelas en India también son un gran aporte para la formación en valores: además de las materias clásicas tienen espacios para aprender a filosofar, a cantar, bailar, meditar y hacer yoga, etc.

No creo que Vadim haya quedado satisfecho con mis respuestas, pues yo tampoco lo estoy. La situación actual me parece inaceptable y hasta irreal:

¿Cómo puede ser que uno no pueda caminar tranquilo por su propio barrio?,

¿Cómo es posible que solo se pueda andar en bicicleta en algunos lugares y en otros no?,

¿Cómo se entiende que ser mujer significa que uno tiene lugares y horarios en los que puede transitar y en los que no?

No me gusta sonar negativo ni hablar de cosas negativas, pero tenemos un problema y hay que trabajar para solucionarlo. Hay que desnaturalizar esta situación y hacer algo. Justo el día en que iba a publicar este artículo, me enteré de que mi vecino Oscar Salinas fue una víctima más de la inseguridad: siendo el tipo más tranquilo y sencillo que conozco, unos idiotas le arrojaron un ladrillazo en la cara solo por querer entrar a su propio barrio. Mi familia y vecinos viven en el mismo barrio, en el Laguna Seca, y lo que le pasó a Oscar le puede pasar a cualquiera.

En fin, estando lejos y viendo otras realidades uno se motiva con la idea de que podemos VOLVER a vivir tranquilos. Podemos tener un país seguro y pacífico, sí podemos!

Como ser humano y como embajador de paz* quiero que todos vivamos bien y en paz. Te comparto que estoy haciendo mi humilde aporte (de múltiples maneras) para que eso pase y te invito a que también hagas algo por la paz 🙂 . Gracias!

 

Pablo Morales Andreau

 

*Por supuesto, con 1,326,801,576 millones de habitantes siempre hay algún tarado o grupo de tarados, pero en líneas generales India es un país seguro y pacífico. Lo digo con fundamentos por que viví allí por 1 año y me recorrí la mitad del país.

*Mención otorgada por la organización civil “Mil Milenios de Paz” (http://www.milmilenios.org.ar/).

LA VOZ LOCAL (UZBEKISTÁN-RUSIA)

Zaiat cocinero de Uzbekistan q trabaja en Che

Mi nombre es Ziyat. Yo trabajo en Rusia, en una cafetería.

Mi país, Uzbekistán, es muy lindo. Toda la gente respeta a los mayores y ama a los niños. Estoy agradecido de haber nacido en Uzbekistán. Me gusta nuestro juego nacional con caballos que se llama “ulak”. Este juego se realiza cada primavera. Me gusta ver y participar en este juego. Lo extraño mucho cuando estoy en Rusia.

Toda la gente en mi país cocina muy bien. Si llegas a Uzbekistán y entras en las casas, todos te darán la bienvenida como hacen con sus amigos. Nuestro país es muy tranquilo. La policía trabaja muy bien. Cuando estoy en Rusia puedo no preocuparme por mi mujer y mis niños porque yo sé que en Uzbekistán todo es seguro.

Nuestro presidente es muy bueno. La gente lo quiere mucho y lo llama “Padre”. La gente vive feliz y hay bienestar. Incluso una persona muy pobre puede hacer una boda muy grande para sus hijos, con muchos platos deliciosos. En nuestro país no hay problemas grandes. Mi problema es que me resulta difícil ganar mucho dinero porque en la juventud no quise estudiar y ahora no tengo una buena educación. Quiero que mis hijos vivan mejor que yo, por eso trabajo mucho para educarlos mejor. Voy a otros países para ganar dinero y trabajo en las cafeterías y restaurantes sin días de descanso, desde las 8.00 hasta las 22.00hs.

En mi país me esperan mi hermosa mujer, mi hijo que tiene 4 años y mi hija de solo 5 meses. Todavía no he visto mi hija en persona, porque me había ido a Rusia antes de que ella naciera. Me mandaron su foto a Rusia, ella es muy linda. Para año nuevo voy a volver a Uzbekistán para ver mi familia.

Ziavutdin Todzhoev.

Cuidad de Andidzhan

(12.06.16)


Меня зовут Зият. я работаю в России в одной кафешке.

У нас в Узбекистане очень красиво. Все очень уважают старших и любят детей. Я рад что я родился в Узбекистане. Мне нравится у нас традиционная игра на лошадях, я скучаю по ней в России, называется улак, каждую весну проходит. Очень хорошо на коне играть, и смотреть люблю и участвовать.

У нас все очень вкусно готовят. Приезжайте в Узбекистан, заходите в каждый дом – будут встречать как своих родных. У нас очень спокойная страна, преступности очень мало, если и украдут что-нибудь полиция за три дня найдет, они очень хорошо работают. Я здесь, в России, могу не беспокоиться за свою жену и детей, потому что знаю, что в Узбекистане безопасно.

У нас очень хороший президент, люди его очень любят и зовут отцом. Люди живут благополучно, даже самый бедный человек может устроить своим детям шикарную свадьбу с богатым угощением.

У нас в стране нет больших проблем. Лично у меня есть проблема – трудно заработать много денег, но я сам виноват, в юности я был хулиганом, я не хотел учиться и теперь у меня нет хорошего образования. Я хочу чтобы мои дети жили лучше чем я, поэтому я много работаю чтобы дать им самое лучшее образование. Я езжу в другие страны на заработки, работаю в ресторанах без выходных с 8 утра до 10 вечера.

Дома меня ждут красавица-жена, четырехлетний сын и пятимесячная дочь. Дочку я еще ни разу не видел, потому что я уехал в Россию в октябре, а она родилась в январе. Мне сюда привезли ее фотографию, она очень красивая. К новому году я вернусь в Узбекистан к своей семье.

 

Зиявудин Тоджбоев
г. Андижан

(12.06.16)

Moscú y la invasión del monopatín

Monopatin todas las edades

Algo que me llamó la atención en Moscú es la cantidad de monopatines por metro cuadrado. No creo que exista alguna estadística oficial sobre este tema pero no tengo dudas de que Moscú es la ciudad con más monopatines por habitante en el mundo.

Y lo más interesante es que no lo usan solo los chicos y los jóvenes, sino también los adultos y hasta algunas personas con más de 70 (tengo fotos y pruebas!).

Los moscovitas no se limitan a usar el monopatín en el parque sino que lo utilizan en todas partes: en la vereda, en la calle, para ir al trabajo y dentro de la oficina, en la estación de subte (metro) y dentro del subterráneo (metro), para ir al shopping y dentro del shopping, etc. Chicos y grandes van de aquí para allá, a veces en modo paseo y otras como si estuvieran corriendo la carrera de sus vidas.

Los moscovitas son tolerantes en muchas cosas. Por ejemplo no se irritan cuando un adolescente anda en monopatín dentro de la estación de subterráneo (metro) a toda velocidad. Personalmente me pareció medio peligroso, pero aparentemente los accidentes son raros y la gente tolera estas conductas.

Más de una vez vi mocosos (lo digo con cariño) bajar por la rampa de discapacitados a toda velocidad y frenar a último momento antes de colisionar con otras personas.

monopatin en parque y subte

En fin, de verdad impresiona la cantidad de monopatines que hay en la ciudad y es muy interesante ver como son las modas en cada lugar. Nunca me hubiera imaginado que el monopatín fuera tan popular en Moscú.